sábado, septiembre 01, 2007

Apatía

Qué sensación tan extraña, no? Tú siempre has sido una persona animosa, con ganas de hacer cosas, de salir a la calle, moverse...

Y un día, estás en casa y te proponen un plan y dices ¡vale! Pero luego ves como el plan va cayendo y la gente de retira y... lo que empezó siendo bueno termina en los restos de lo que fue y ya, pues no apetece, no?
¿Cómo que sí? ¡NO! Vamos a ver, ¿la cosa no es salir? ¿En qué momento empieza a importarnos el transcurso de la noche antes que el hecho mismo de estar en la calle? ¿Es esto hacerse mayor? Porque menudo muermo...

Y luego está la apatía por los exámenes. Ese momento en verano sobretodo en el que después de un mes estudiando las mismas 3 ó 4 asignaturas se acerca la fecha del examnen y las horas se alargan un montón, no te cunde nada porque te pasas el rato mirando al techo, pero literalmente, y todo cansa y se hace pesado.
Ppfff... Qué momento más malo es ese.

En fin, que una nena que está hasta la bola (pero HASTA LA BOLA) del proyecto y sus alrededores, y a la que se le acaba de frustar un plan de fiesta porque ya son las 00.10 y no hay ganas de pillar el bus ahora, además de que íbamos al final 2 de los 8 que podrían haber sido inicialmente se queda en casa hoy el día entero para compensar lo de ayer que las menos de 7 horas que pasé en casa fueron de 00.00 a 06.50 que me fui a currar. No tengo término medio, lo sé.

Bessssossss a repartir y sed buenos/as.








No intentéis entenderme. Estamos de vacaciones y son para descansar.

1 Comments:

Blogger Ana said...

Uuh pues yo te entiendo un poquín. A veces la apatía no viene porque sí... sino de las circunstancias que ves que se va desarrollando todo. A mí tb me ha pasado que cuando he visto que algo se va echando para atrás o no sale como inicialmente esperabas, te pones el muro de la indiferencia y pof...

1:13 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home