jueves, diciembre 07, 2006

Mis motivos.

(Escrito el viernes 1/12/2006)
Supongo que a estas alturas, el que más o el que menos, sabe que me encanta Madrid. Mi sueño, al menos a corto plazo, es poder independizarme con un piso en el centro. Y Paulo Coelho dice que el Universo favorece a los que persiguen sus sueños. Insitiré.
Hoy he tenido que ir al centro a por la entrada para el concierto del día 16 porque aún no la tenía. Ya de paso quería buscar algún regalo y ver si podía comprarme el último libro de Paulo Coelho pero al ver el precio (que la verdad no era mucho pero yo me entiendo) he preferido esperar a que me lo regalen por Navidad. Acabo de empezar uno y para tenerlo en la estantería prefiero quitarle el papel de regalo la mañana de Reyes.
Al salir de la Fnac me he comprado un perrito en el puesto de la esquina de Carmen con Preciados y me he ido a Kristel a ver discos. Mi perdición.
He tenido en la mano 2 de música clásica: piano y Haëndel, Una y mil veces de Los Secretos, 2 recopilatorios de Los 40 con música de los 80 y uno de joaquín sabina, Alivio de luto, que casi le compro a mi cuñada para Reyes. Al final lo he cogido pero para mi.
Luego he subido por Arenal hasta Sol y por Carmen hasta Gran Vía donde estoy ahora.
Lo único que he echado en falta en estas casi dos horas ha sido un banco donde poder sentarme a escribir y ver pasar gente en vez de la parada de autobús donde estoy ahora.

Además de lo que os cuento, en Madrid me encanta sentarme a ver pasar la gente. Ahora mismo, mientras escribo, escucho la conversación de la gente y sonrío. Será la buenísima temperatura que hace, pero los señores/as que están a mi alrededor son felices y me lo contagian. Al menos este rato. Madrid ya está iluminado para la Navidad así que creo que para rematar mi tarde típica, nada mejor que bajar andando por Gran Vía hasta Cibeles y coger allí un 14, o incluso ir andando hasta Conde. Total, hoy no he ido al gimnasio y tengo que compensar. Y tampoco me importa llegar tarde a casa porque ya he programado el vídeo. Ya os contaré.

Al final ese día os escribí el post diario desde Faborit con mi capuccino té en la mesa, y después me fui a leer un rato a otra mesa.
Fue una tarde para mí, de las que tanto me gustan, y que espero que se repitan mucho cuando consiga vivir en el centro.
De momento a ver si me escapo a una exposición de Eneko, el humorista del 20 minutos, que he visto que hay en Chueca. Os mantendré informados.
Bessssossss a repartir y sed buenos/as.

2 Comments:

Blogger Ana said...

Te he podido imaginar perfectamente sentada mientras escribías y sonreías!! A mí alguna vez me gustaría hacer algo así, poder escribir cosas a la vez que las siento y porque quiero y sin estar pensando en que tengo que llegar a casa para escribirlo...

11:50 a. m.  
Blogger Náyade said...

Por eso me viene genial esta agenda, porque le puedo ir añadiendo y quitando hojas según las vaya usando.
Un besito nena, gracias por escribir y por tus buenos deseos de hoy. Sós un cielo.

7:27 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home